Noticias

RRI inaugura banco de semillas: una esperanza después de la guerra

RRI inaugura banco de semillas: una esperanza después de la guerra

Tras una brutal guerra civil, las comunidades devastadas están sembrando las semillas de la restauración y de la paz. El sábado 3 de mayo, la ONG Rainforest Rescue International con su socio de implementación, Oxfam Italia, inauguraron oficialmente un banco de semillas en Cheddikulum un pueblo del Distrito de Vavuniya, Sri Lanka.

El desarrollo del programa de bancos de semillas forma parte de un proyecto más grande que RRI y Oxfam Italia han estado elaborando en las áreas afectadas por la guerra en la parte norte y noreste de la isla. El proyecto, “Mejorando la resiliencia agrícola de las comunidades afectadas por la guerra en Sri Lanka”, tiene tres años de ejecución y ha ayudado a más de 1.000 familias. El desarrollo de un programa de conservación comunitaria de semillas es un componente clave del programa y completa la gama amplia de actividades que se coordina dentro del proyecto.

Antes de la apertura el proyecto desarrolló un proceso para aumentar su resiliencia a través de la implementación de huertas familiares basadas en los principios de la forestería análoga. Una gran parte de las familias con quienes trabajaba el proyecto son familias encabezadas por mujeres viudas, cuyos esposos murieron durante la guerra. Otras familias han sido afectadas por una enfermedad crónica de los riñones, la cual es común en esta zona de Sri Lanka. Como intento para aliviar las presiones económicas y de seguridad alimentaria, RRI ha distribuido plantas, que incluyeron algunas especies tradicionales en la práctica de medicina ayurvédica. También ha enseñado técnicas de cultivo orgánico, promovido ideas ecológicamente apropiadas de diseño como las cercas vivas, sistemas tradicionales de captación de agua, e implementado sistemas de filtración de agua alrededor de pozos usando técnicas de bio-remediación.

Además, ha establecido una gran cantidad de puntos de colección y procesamiento para apoyar el mercadeo de los productos de jardines forestales de la comunidad. Todas estas actividades tienen como fin apoyar miembros de la comunidad para buscar la estabilidad en su recuperación de una guerra civil sangrienta que destruyó la serenidad y seguridad de sus vidas.

Un obstáculo para lograr la seguridad alimentaria en Sri Lanka es la escasez de semillas tradicionales, autóctonas, y de polinización abierta. La mayoría de los cultivos en Sri Lanka se siembran con semillas híbridas importadas, las cuales no producen semillas viables para la cultivación futura. La creación de un banco de semillas, manejado por la comunidad, asegura que la herencia genética de las variedades de cultivos tradicionales, tales como okra (Abelmoschus esculentus), caupí (Vigna unguiculata), arroz, calabaza, chile, tomate, y una variedad de tubérculos, puedan seguir alimentando a la gente de las futuras generaciones. Sin semillas buenas y sanas, la herencia genética está en peligro de desaparecer.

El día de inauguración del banco de semillas, asistieron miembros de la comunidad, personal del proyecto, socios locales, medios, el Ejército de Sri Lanka, y el gobierno local para celebrar esta importante iniciativa comunitaria. Después de la presentación de una banda musical, los invitados asistieron a la ceremonia de apertura, oficiada por líderes religiosos budistas, hindúes, y cristianos. El Comandante de la brigada local del Ejército de Sri Lanka tuvo el honor de desvelar la placa conmemorativa de la inauguración del banco de semillas, y cortar la cinta para abrir las instalaciones. Lámparas tradicionales de aceite fueron encendidas con oraciones a tres puntos propicios a lo largo del día. En el día de la apertura, agricultores locales trajeron semillas adicionales de sus huertas caseras y fincas como oferta a la comunidad. Las instalaciones tienen el espacio suficiente para asegurar la disponibilidad de las semillas para el acceso de la comunidad. En el futuro, las instalaciones tendrán una huerta orgánica, un área de producción de semillas, y un vivero.

Este es un paso importante para el movimiento orgánico en Sri Lanka y representa la oportunidad para las comunidades de tomar las medidas necesarias para promover la herencia genética de sus alimentos. Felicidades a RRI y la comunidad de Cheddikulum para este logro importante.

Tagged: , , , , ,

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *