Noticias

El nuevo verde urbano

El nuevo verde urbano

Desde que se iniciara, allá por la década de los 70, la llamada “Guerrilla Verde” en la ciudad de Nueva York, el concepto del paisaje urbano ha experimentado un cambio, al principio un tanto tímido y relegado a las situaciones más marginales de las ciudades y actualmente con mucha más fuerza. La situación económico-social que impera en éstos momentos hace plantearse, más que nunca, que podemos y debemos aprovechar los espacios verdes para algo más que “hacer bonito” el entorno que nos rodea. Está de moda tener un jardín comestible, pero ¿qué es un jardín comestible?, si planto un limonero y dos arbustos de romero, ¿mi jardín es comestible?  Bueno, desde un punto de vista muy simplista puede que si, pero un jardín comestible es mucho más que eso, vayamos por partes: Situación: la ubicación debe ser la adecuada, el terreno, su orientación, la calidad del suelo y el acceso a un punto de riego son fundamentales. Las plantas: la elección de las especies depende de nuestras necesidades y gustos gastronómicos, de su adaptabilidad al clima y de su función dentro del conjunto del jardín. Debemos huir de especies potencialmente invasoras del medio natural, de costoso mantenimiento hídrico o que pudieran, con el tiempo, reemplazar a las demás. La estética: Es deseable coordinar además un diseño agradable a la vista, donde la armonía de colores y formas nos hagan disfrutar plenamente. Otra característica interesante a tener en cuenta es la biodiversidad del jardín, desde el punto de vista del sistema (mini-ecosistema), un jardín, cuanto más biodiverso sea más sostenible y mejor se adaptará a las posibles perturbaciones exteriores (heladas, plagas, viento, lluvia,…), esto es lo que llamamos en ecología: Resiliencia. Proyectar un buen jardín comestible es impensable, desde mi punto de vista, sin la participación de un equipo multidisciplinar que trabaje en conjunto con el mismo objetivo, profesionales de la agronomía, la arquitectura y la biología, perfectamente capaces de integrar sus conocimientos en pos del resultado deseado. Un jardín comestible bien diseñado y maduro no debería tener un mantenimiento costoso, aplicando los principios de la Forestería Análoga con el que pretendemos recrear las características físicas y funcionales de un bosque natural, podemos conseguir un jardín 100% productivo y adaptado a las condiciones ambientales. Después, dejemos que la naturaleza haga su trabajo, no olvidemos que en un jardín no solamente están los vegetales llamados superiores, participan igualmente otros organismos necesarios tales como hongos, insectos, bacterias, líquenes, briófitos (musgos) e incluso los pájaros y otros vertebrados tienen su cometido, agradecidos por el espacio verde que les hemos proporcionado. Hasta aquí os parecerá todo muy técnico, pero ¿que hay de las personas?, nosotros también formamos parte del jardín, somos una parte importante, la relación física y espiritual con la naturaleza es innegable. Respirar, sentir, oler, alimentarse en armonioso equilibrio de estos otros seres vivos, cuyo origen compartimos hace millones de años. Satisface enormemente contemplar cómo va evolucionando poco a poco nuestro jardín, cómo se van produciendo nuevas alianzas entre insectos y plantas, entre hongos y raíces, entre árboles, pájaros y semillas,…de todo ello somos partícipes, en ocasiones activos y en otras pasivos, pero dentro de un fascinante equilibrio,… el milagro de la vida que se abre paso ante nuestra mirada. Los niños, las semillas de nuestra generación, se merecen crecer dentro de un jardín comestible, viviendo la naturaleza en toda la plenitud que seamos capaces de proporcionales aún en el centro de la ciudad. La enseñanza a través del jardín no podría ser más acertada en todos los sentidos, basada en el conocer para respetar, hablaremos de ésto en una próxima entrada. Por Dessire Sicilia, Doctora en Botánica, Directora de Hortus Civitatis www.hortuscivitatis.com. Capacitadora de la RIFA.

Tagged: , ,

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *