Noticias

Árboles de Sri Lanka

Árboles de Sri Lanka

En agosto del 2014 viajé por segunda vez fuera de Camerún, mi país nativo, y el primero fuera del continente africano. No tengo ningún arrepentimiento por mi participación en esta expedición al gran país: Sri Lanka. Durante este viaje intercambiamos semillas con nuestros amigos internacionales en el Centro Belipola. Regresé con tanto entusiasmo y determinación para involucrarme más en la conservación, jugando un rol importante en mi comunidad. Mi desempeño con TroPEG (Topical Plant Exploration Group, Grupo para la Exploración de Plantas Tropicales) trata de desarrollar el primer sitio demostrativo en el pueblo de Diongo, así como capacitar a otras personas en técnicas de conservación y la realidad del cambio climático.

Michael Lyonga, un nuevo capacitador de forestería análoga, sembrando árboles en un nuevo sitio demostrativo. Foto: TroPEG

Michael Lyonga, un nuevo capacitador de forestería análoga, sembrando árboles en un nuevo sitio demostrativo. Foto: TroPEG

Con base en la experiencia del Dr. Ranil Senanayake, investigador experimentado y activista en el área de conservación, en TroPEG pensamos que los sitios demostrativos de forestería análoga son un pequeño, pero importante aporte a nuestras comunidades.

La forestería análoga es una técnica de silvicultura de carácter holístico, ya que considera a los árboles como solamente un componente entre muchos del ecosistema forestal, con un 1% de la biodiversidad completa, y por lo tanto, para que el bosque alcance su pleno potencial, tenemos que tomar en cuenta las demás formas de vida (99%). También aprendimos que la plantación de árboles no es más que la primera etapa en la restauración de un bosque degradado y para que se recupere su belleza y capacidad de vida, tenemos que permitir que la naturaleza se «auto-complique», es decir, introducir otras formas de vida en el ecosistema forestal para expresar la complejidad de vegetación forestal en su forma real e inmaculada. Con este contexto, pensábamos que era oportuno iniciar la plantación de nuestros primeros árboles «internacionales» en nuestro sitio demostrativo en Diongo, a sólo unos kilómetros de la provincia de Kumba, en el suroeste de Camerún.

Cincuenta años atrás, nuestros parientes sembraban árboles, dando continuidad a una tradición que inició con los primeros humanos que domesticaron plantas útiles alrededor de sus asentamientos. Esto siempre les permitió tener árboles útiles alrededor de los asentamientos y así obtener alimentos.

En la actualidad, la situación parece ser distinta ya que muchos jóvenes de mi generación están perdiendo esta costumbre. Podemos interpretar que su mentalidad ha cambiado por la nueva realidad en la que vivimos. Ahora la gente piensa que una vida urbana significa apartarse de los bosques y los árboles. Algunos han perdido completamente la paciencia con los logros a largo plazo, como observar el crecimiento de un árbol. Debido a que la vida moderna es muy vertiginosa, la gente cree que plantar un árbol que tarda años en dar frutos, es una pérdida de tiempo.

Deberíamos recordar que la gran mayoría de los árboles frutales cuyas frutas gozamos actualmente fueron sembrados por nuestros abuelos o bisabuelos. Si los niños de esta edad digital no aprenden como sembrar, será aun peor en el futuro, así que pongámonos a crear una tierra verde con nuestros hijos a nuestro lado. Nuestra siembra en marzo del 2015 incluyó a niños emocionados que querían formar parte del ejercicio en nuestro sitio demostrativo.

Tagged: , , , , , , ,

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *