Noticias

Mejorando la nutrición comunitaria mediante la forestería análoga

Mejorando la nutrición comunitaria mediante la forestería análoga

¿Es posible que las comunidades regresen a prácticas tradicionales de gestión de tierra? Se realizó una investigación en el pueblo de Londres de Quepos, en la costa pacífica central de Costa Rica para investigar el potencial de jardines forestales y sus beneficios en términos de diversificación alimenticia para comunidades rurales afectadas por la globalización.

Esta pequeña comunidad, que consiste en alrededor de 500 casas, está ubicada a unos 16 kilómetros de Quepos y Manuel Antonio, lugares que han sido altamente transformados por el turismo e inversiones extranjeras desde los ochentas. Varios estudios han destacado que las tendencias de nutrición en tiempos modernos han sido caracterizadas por una dependencia creciente en cereales importados, grazas, y azúcar, sobre todo en países en vías de desarrollo.

Las dietas tradicionales costarricenses frecuentemente se basaron en un consumo de raíces y tuberculos, una cantidad alta de frutas y vegetales y hierbas medicinales, pero la introducción de alimentos y otros productos de importación debido a la globalización ha causado cambios en dietas a gran escala. A pesar del clima que hace posible el crecimiento de cultivos alimenticios todo el año, los costarricenses no consumen el insumo de frutas y vegetales recomendado por la Organización Mundial de la Salud. La dieta costarricense se caracteriza por cantidades altas de carbohidratos, azúcar, y aditivos artificales, la no variación en la dieta cotidiana, y la poca comida cruda, ha collevado a riesgos más altos de enfermedades no transmisibles como diabetes y cáncer.

Se realizaron entrevistas con los habitantes de unas 50 casas en julio del 2013, consultando sobre la estructura de sus jardines y plantas cultivadas, prácticas agrícolas, patrones de consumo y conocimientos sobre plantas medicinales y enfermedades relacionadas con la alimentación. Los resultados mostraron que el consumo de frutas era bajo y que la aplicación de prácticas agrícolas era infrecuente en los jardines. También eran bajos los conocimientos de enfermedades relacionadas con la comida, prácticas agrícolas sostenibles, y plantas medicinales.

Los habitantes de Londres gastan una cantidad alta de sus ingresos en comida que obtienen mayormente del supermercado local. El consumo se caracterizó por cantidades altas de comida procesada, y una ausencia casi total de frutas y vegetales. Si se compraba productos agrícolas, las compras se realizaron en el supermercado, de vendedores ambulantes, o en la feria semanal de Quepos. Solamente unos productos se compraron localmente, mayormente reposterías y productos cárnicos, aunque también ocurre el cultivo y la venta de frutas y vegetales. A través de un análisis de los patrones de consumo y los lugares y tipos de compras de comida, se concluyó que dietas más salubres y económicas se podrían obtener aumentando el consumo de alimentos tradicionales y localmente producidos en lugar de productos caros y importados.

Localmente y globalmente, se han desarrollado estrategias de manejo alternativas para enfrentar el problema de malnutrición y agricultura no sostenible que surgen de una dependencia excesiva en productos importados. La forestería análoga busca proveer una alternativa para el crecimiento económico en comunidades rurales, conciliando los intereses de la restauración de paisajes y la producción agrícola con beneficios económicos adecuados y sostenibles para comunidades agrícolas a largo plazo.

Este informe, que saldrá próximamente, provee varias estrategias para mejorar la educación en las áreas de nutrición, agricultura sostenible, y protección ambiental usando el método de forestería análoga. La investigación da sugerencias sobre la creación de jardines forestales y eventos como intercambios de semillas locales, un compostero común en la escuela local, y talleres sobre la preparación de alimentos y medicinas tradicionales.

Tagged: , , , , , , ,

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *