Noticias

¿Qué es la biomasa fotosintética?

¿Qué es la biomasa fotosintética?

Actualmente, cuando las discusiones sobre la mitigación al cambio climático hablan de las plantas, se enfocan principalmente en la biomasa leñosa. Pero hay una nueva apreciación del servicio ecosistémico proporcionado por las plantas: la conversión del carbono atmosférico a una forma sólida. Este proceso ha sido identificado como una herramienta para enfrentar el problema del aumento del carbono atmosférico. Según la teoría, la siembra de árboles que absorben el dióxido de carbono puede disminuir la carga atmosférica del gas.

Aunque la ciencia de la captura de carbono está bien entendida, hay una necesidad urgente de analizar las diferencias fundamentales entre los componentes de la biomasa viva, la biomasa fotosintética, y la biomasa que respira.

La biomasa fotosintética cumple el papel de la producción primaria, la etapa inicial en la manifestación de la vida. Dicha biomasa tiene el potencial de aumentar su peso a través de la absorción de radiación solar o electromagnética, mientras despide oxígeno y vapor de agua a la atmósfera. La biomasa que respira es el componente de la biomasa viva que utiliza la producción de la fotosíntesis para crear los patrones complicados biológicos de la vida.

Es sólo esta biomasa fotosintética la que alimenta la captura de carbono y la generación de oxígeno, además de la creación de biomasa leñosa con sus funciones innumerables: acciones que son esenciales para la sostenibilidad de los sistemas de soporte de vida del planeta. Sin embargo, sólo un producto de la biomasa fotosintética, el carbono capturado, usualmente en la forma de leña o madera, está actualmente reconocido como un producto con valor comercial en el mercado de carbono para la mitigación del cambio climático.

La parte efímera, las hojas, generalmente son ignoradas; sin embargo la biomasa fotosintética en los ecosistemas terrestres está compuesta mayormente de hojas. Este componente necesita un valor aplicado a sus servicios ambientales.

Hoy en día no es difícil poner un valor a la biomasa fotosintética. Los cálculos iniciales se basan en el valor actual del mercado de carbono, que es mayor a los 125 mil millones de dólares estadounidenses. Suponiendo que el mercado global pagaría un monto similar para mantener nuestro sistema de soporte de vida, los 93,1 mil millones de kilos de carbono fotosintético actualmente existentes se valdrían en alrededor de US$1,35 por tonelada.

Esta biomasa tiene que crecer para capturar el carbono biótico perdido. Con este crecimiento, veremos más generación de oxígeno, más captura de carbono, y más purificación de agua. Las mayores ‘ganancias’ de carbono se realizarán en los ecosistemas degradados del planeta, que también tienen la concentración de pobreza rural más alta del mundo. Lo que estos ecosistemas sí tienen, no obstante, es un gran potencial de crecimiento para la generación de biomasa fotosintética.

Si la restauración de estos ecosistemas degradados para obtener las cantidades ideales de biomasa fotosintética se convierte en una meta global, la magia increíble de la fotosíntesis puede ayudarnos a cambiar de rumbo, creando así un nuevo paradigma de crecimiento y hacer que el planeta sea más verde para nuestros hijos.

Tagged: , ,

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *